La alopecia androgénica: preguntas frecuentes.

La alopecia androgénica es la alopecia más frecuente, afectando a más del 60% de los hombres y del 25% de las mujeres a lo largo de la vida.

 

 

¿Cuál es la causa de la alopecia androgénica?

 

En la alopecia androgénica existe una predisposición genética que condiciona que los folículos pilosos sean más susceptibles a la acción de las hormonas androgénicas.

Las hormonas androgénicas (la testosterona y sobre todo la dihidrotestosterona) a nivel de la raíz folicular provocan la miniaturización de los folículos pilosos.

Habitualmente (aunque no siempre) existen antecedentes familiares directos de alopecia androgénica.

 

 

¿Cómo se presenta la alopecia androgénica?

 

La miniaturización folicular consiste en el adelgazamiento del pelo desembocando en la pérdida de densidad pilosa en las áreas afectas.

  • En la alopecia androgénica masculina se afecta inicialmente la zona de las entradas y la coronilla.
  • En la mujer, sin embargo, inicialmente aparece una pérdida de densidad difusa en la zona interparietal (como un ensanchamiento de la raya media del cabello).

La alopecia androgénica es una alopecia progresiva: sin tratamiento progresa de forma lenta afectando a una mayor extensión capilar.  Existen 7 grados de gravedad de alopecia androgénica masculina según la escala Norwood y 3 grados de gravedad de alopecia androgénica femenina según la escala de Ludwig y Olsen, siendo posible estabilizar e incluso revertir el grado de alopecia con el tratamiento.

 

Patrones clínicos típicos de alopecia androgénica en varón y mujer:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Es necesario realizar pruebas complementarias?

 

El diagnóstico de alopecia androgénica se realiza mediante exploración clínica y tricoscopia. La tricoscopia permite el diagnóstico de formas iniciales permitiendo un tratamiento precoz que estabilice la alopecia. Habitualmente no se precisan estudios adicionales como tricograma o biopsia de cuero cabelludo para estudio histológico del folículo piloso, salvo en casos en los que sea necesario realizar un diagnóstico diferencial con otras alopecias.

  • En los varones, la alopecia androgénica no suele asociarse a ninguna enfermedad.
  • En las mujeres, sin embargo, sí puede asociarse a estados de hiperandrogenismo (especialmente si la alopecia es precoz, grave o de instauración rápida) y déficits nutricionales, por lo que el dermatólogo indica los estudios adicionales pertinentes.

 

¿El tratamiento de la alopecia androgénica es «de por vida»?

 

Como la alopecia androgénica es progresiva, para obtener resultados óptimos, debe plantearse una estrategia de tratamiento a largo plazo. Habitualmente pautamos de inicio un tratamiento intensivo, para recuperar la máxima densidad capilar posible y a continuacion ajustar un tratamiento de mantenimiento a largo plazo. Si la alopecia es muy incipiente puede ser suficiente una pauta de mantenimiento desde el inicio.

 

¿Cuándo se aprecian los resultados del tratamiento?

 

Los resultados comienzan a apreciarse a los 6 meses y el máximo beneficio se observa a los 12-18 meses.  El objetivo del tratamiento es frenar el avance de la alopecia, no obstante, puede ser posible revertir el proceso de miniaturización consiguiendo mejorar la densidad pilosa de las áreas afectas, que en algunos casos puede ser muy significativa.

 

¿Perderé la mejoría si a futuro interrumpo el tratamiento?

 

Existen fármacos dirigidos a tratar la causa de la alopecia androgénica (fármacos antiandrógenos) y fármacos dirigidos a estimular el crecimiento del pelo sin acción hormonal (como el minoxidil).

Debido a que son fármacos con un buen perfil de seguridad pueden usarse a largo plazo. No obstante, si se decide interrumpir el tratamiento, la respuesta será distinta para los antiandrógenos que para el minoxidil. Si se interrumpen los antiandrógenos no se perdería la mejoría, simplemente se reanudaría la lenta progresión de la alopecia, que habremos frenado el tiempo de tratamiento. Sin embargo, si se interrumpe el minoxidil es esperable la pérdida del beneficio que se haya obtenido por acción de este fármaco.

 

 

¿Cúal es el tratamiento de la alopecia androgénica?

 

1. Fármacos antiandrógenos

 

  • En el caso de la alopecia androgénica masculina se usan finasterida y dutasterida (habiendo dutasterida demostrado una mayor efectividad que finasterida). Tratan la causa de la alopecia androgénica al bloquear a nivel de la raíz folicular el paso de la hormona testosterona a dihidrotestosterona, que es la responsable de la miniaturización del folículo. Pueden usarse vía oral (ambos), inyectada (dutasterida) o tópica (finasterida).

 

  • En el caso de la alopecia androgénica femenina existen más opciones para el tratamiento antiandrógeno como los anticonceptivos orales, el acetato de ciproterona, la espironolactona… precisándose un estudio detallado de cada caso para escoger el fármaco más adecuado.

 

 

2. Minoxidil

 

El minoxidil es un fármaco que estimula el crecimiento del pelo, sin acción hormonal. Puede usarse de forma tópica (en forma de loción), oral o combinada. El minoxidil oral se comercializó para el tratamiento de la hipertensión, a dosis de 20-80 mg/día. A  dosis bajas (menor a 5mg/día) ha demostrado ser muy efectivo para estimular el crecimiento del pelo, con un buen perfil de seguridad.

 

 

3. Mesoterapia capilar

  • La mesoterapia capilar consiste en la inyección directa en la raíz del cabello de sustancias activas para tratar la alopecia.
  • Las sustancias activas que se pueden administrar en mesoterapia capilar son muy variadas. En la alopecia androgénica las mesoterapias capilares más avaladas son: 
    • la mesoterapia capilar con fármaco antiandrógeno dutasterida
    • la mesoterapia capilar con factores de crecimiento del plasma rico en plaquetas (PRP)
    • la mesoterapia capilar combinada de dutasterida y PRP.
  • El procedimiento se realiza en consulta con una duración aproximada de 10-15 minutos (más prolongado en el caso de PRP ya que implica la extracción de sangre del propio paciente y su procesado para obtener los factores de crecimiento).
  • La mesoterapia se administra mediante inyecciones con una agua muy fina, el procedimiento suele tolerarse bien aunque si el paciente lo desea puede administrarse anestesia.
  • No es necesario preparación previa ni cuidados posteriores y el paciente puede incorporarse a sus actividades tras la sesión.
  • La mesoterapia capilar puede realizarse como tratamiento único (pacientes que no desean tomar fármaco oral) o como complemento para reforzar el tratamiento oral. 
  • En este link dispones de información ampliada sobre la mesoterapia capilar.

 

 

4. Otros tratamientos

 

Láser de baja potencia, microneedling, análogos de prostaglandinas.

 

5. Tratamiento quirúrgico: trasplante capilar

 

Se trata de una cirugía mínimamente invasiva indicada en pacientes refractarios a tratamiento médico.

 

 

 

Acude a tu dermatológo para ayudarte a resolver cualquier duda adicional.

Referencias bibliográficas: 

Vañó-Galván S, Fernandez-Crehuet P, Garnacho G, Gómez-Zubiaur A, Hermosa-Gelbard A, Moreno-Arrones OM, Saceda-Corralo D, Serrano C; Spanish Trichology Research Group. Recommendations on the Clinical Management of Androgenetic Alopecia: A Consensus Statement From the Spanish Trichology Group of the Spanish Academy of Dermatology and Venererology (AEDV). Actas Dermosifiliogr. 2023 Oct 25:S0001-7310(23)00844-X. English, Spanish. doi: 10.1016/j.ad.2023.10.013. Epub ahead of print. PMID: 37890616.

Saceda-Corralo D, Moustafa F, Moreno-Arrones Ó, Jaén-Olasolo P, Vañó-Galván S, Camacho F. Mesotherapy With Dutasteride for Androgenetic Alopecia: A Retrospective Study in Real Clinical Practice. J Drugs Dermatol. 2022 Jul 1;21(7):742-747. doi: 10.36849/JDD.6610. PMID: 35816059.

Autoría:  Dra Sara Burillo Martínez. Dermatóloga. Col 502869538.

AVISO IMPORTANTE:  La información de esta página web está destinada a la divulgación sobre dermatología en base a la evidencia científica y a la información al paciente incluyendo las dudas que nos transmiten en nuestra práctica diaria. No está destinada a promover la prescripción, dispensación o consumo de medicamentos. Los fármacos deben estar prescritos por un médico evaluando balance beneficio/riesgo en cada caso: todos los fármacos tienen efectos secundarios que pueden ser graves.