Botox en Zaragoza: Tratamiento con Toxina botulínica

Reservar cita

¿Qué es la toxina botulínica o Botox?

 

La toxina botulínica A (llamada coloquialmente por su nombre comercial «Botox») es una neurotoxina elaborada por la bacteria Clostridium botulinum. Es un medicamento que bloquea la transmisión nerviosa en la «placa motora», es decir, en la unión de nervio a músculo, produciendo debilidad muscular.  Por su acción anticolinérgica también produce disminución de la sudoración.

 

¿Para qué sirve la toxina botulínica en medicina?

 

La toxina botulínica se usa en medicina desde 1977 para tratar gran variedad de condiciones que implican una contracción muscular excesiva, sobre todo en el campo de la oftalmología y neurología, en edad adulta y pediátrica (niños).

Posteriormente se descubrió su potencial en el campo de la estética y actualmente el tratamiento de arrugas de expresión con toxina botulínica es el tratamiento de medicina estética más realizado en todo el mundo, por su elevada eficacia y seguridad.

En el campo de la dermatología también se usa para el tratamiento de la hiperhidrosis (sudoración) focal.

¿Para qué se usa Botox en medicina estética?

Podemos destacar: 

  • Prevención y tratamiento de arrugas de expresión, fundamentalmente a nivel de entrecejo, frente y laterales de los ojos. Se administra en pacientes que ya presentan arrugas para atenuarlas o con intención preventiva en pacientes jóvenes en los que empiezan a aparecer las primeras arrugas de expresión (arrugas dinámicas) para que las arrugas no lleguen a marcarse de forma definitiva en la piel (arrugas estáticas).
  • Pacientes que buscan suavizar el gesto, un efecto «cara descansada» o ampliar la mirada.
  • Corrección de sonrisa gingival.
  • Tratamiento de hipertrofia de maseteros (consiguiendo el adelgazamiento del óvalo facial o el control del bruxismo).

¿Cómo se realiza el tratamiento de arrugas de expresión con Botox en InnDerma? 

 

El tratamiento de arrugas de expresión con toxina botulínica es un procedimiento mínimamente invasivo realizado en consulta con una duración aproximada de 20 minutos.

En primer lugar se estudia la contracción muscular facial del paciente para planificar puntos de inyección y dosis por punto.  Esta planificación nos permite obtener un resultado natural, atenuando las arrugas mientras el paciente mantiene su expresión natural.

El producto se administra mediante microinyecciones con una aguja muy fina por lo que el procedimiento suele tolerarse muy bien. No obstante, puede usarse anestesia tópica (en crema). 

 

botox zaragoza

¿Cuándo se ven y cuánto duran los resultados del tratamiento con toxina botulínica?

Los efectos no son inmediatos, se empiezan a percibir a los 3 días y van aumentando hasta los 15 días, con una duración total de 4-6 meses según el paciente.

¿Debo realizar alguna preparación previa o cuidado posterior al tratamiento con Botox?

El tratamiento con toxina botulínica no precisa preparación previa ni cuidados posteriores y el paciente puede incorporarse a sus actividades habituales a las horas del procedimiento.

¿Cuáles son los efectos secundarios del tratamiento con Botox?

Los efectos secundarios pueden incluir:

– Por la administración del producto mediante inyección, pueden producirse molestias durante el procedimiento o hematomas tras el procedimiento.

– Por la difusión del producto desde el músculo objetivo a otros músculos cercanos, puede producirse disminución de la actividad de otros músculos (causando por ejemplo la caída transitoria del párpado).

No obstante, realizando el procedimiento profesionales con formación y experiencia en la técnica, los efectos adversos son infrecuentes y en cualquier caso, reversibles por el efecto temporal del producto. Existe gran experiencia de uso sin haberse detectado problemas a largo plazo.

AVISO IMPORTANTE:  La información de esta página web está destinada a la divulgación sobre dermatología en base a la evidencia científica y a la información al paciente incluyendo las dudas que nos transmiten en nuestra práctica diaria. No está destinada a promover la prescripción, dispensación o consumo de medicamentos. Los fármacos deben estar prescritos por un médico evaluando balance beneficio/riesgo en cada caso: todos los fármacos tienen efectos secundarios que pueden ser graves.